Otoño

 

 

Las hojas caen, caen de muy lejos

            como mustiadas en el cielo, en remotos

                        jardines, caen: como un ademán de rechazo.

 

      Y en las noches, la pesada tierra cae,

   fuera de las estrellas, en la soledad.

 

Todos caemos. Cae mi mano.

     Y mira los demás: en todas ellas está.

                                No obstante, hay alguien que detiene esas caídas

con infinita dulzura entre sus manos.

  


Inicio | La Vuelta al Mundo

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados