(Oído al tambor)

 

" Vivir no es fácil... siempre.

Las relaciones con los otros son

con frecuencia una inútil hipérbole,

una visión a través de lentes fuera de lugar,

y fuera de línea de fuego.

Lentes mojados que dilatan continuamente las imágenes,

distorsionadas,

ideas personales...

La forma de cada uno de nosotros,

la sensibilidad, la perversión,

de cada uno de nosotros,

el ser así deformes dentro y fuera.

El ser así incomprendidos,

así desesperadamente nosotros.

Solemnemente prisioneros de nosotros mismos,

prisioneros de inexorables malentendidos,

prisioneros de los demás.

Lejanas verdades.

Deseo de ser sólo amados,

hacer de todo para no serlo.

 Rechazar el amor.

Desesperado deseo de amor perdido.

Desesperada necesidad de unirse

dolorosa sensación de separación.

Cráteres en el corazón,

desiertos de recorrer,

tentativo de reconstruirnos,

de inculparnos, inculpar los otros.

Deseo de amor,

de amor que no vive jamás,

puertas cerradas,

la paz desde la oscuridad.

Cantos lejanos, ritmos precisos,

que dan seguridad,

sugieren de moverse,

de liberarse, de danzar, de sonreír,

de cantar, encontrarnos nosotros.

Exprimo todo el amor que puedo para el mundo.

Existo en la oscuridad,

existo en la luz".

 


Inicio | La Vuelta al Mundo

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados