Un Dragón

 

 

Un dragón no es un

dragón hasta que un

poeta no lo decide.

 

Yo decido que hay un

dragón que no vomita

fuego, si no piedras.

 

Y que mira a un rostro de

mujer.

Extrañamente, como si

quisiera cantar con ella

el coro de la luna.

 

Sus escamas de piedra

pesan sobre el mundo.

 

¡ Oh dragón unicornio

de mis alucinaciones

         nocturnas !

 


Inicio | La Vuelta al Mundo

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados