= Antiguo =

 

 

¡ Gracioso hijo de Pan ! Alrededor de tú frente coronada de florecitas y de bayas tus ojos, rebullen bolas preciosas. Manchadas de heces oscuras, tus mejillas se ahondan.

Tus colmillos relucen. Tú pecho parece una cítara, sus tañidos circulan por tus brazos rubios. Tú corazón late en éste vientre donde duerme el doble sexo.

Pasea, por la noche, meneando dulcemente ésta cadera,

ésta segunda cadera y ésta pierna izquierda.

  


Inicio | La Vuelta al Mundo

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados