La Experiencia

 

Antes, la inocencia

segura, pero inmadura

refugiado en el calor de mis sábanas

sin presenciarlo

imagen de la imperfecta perfección

después, vino la presencia

al principio era terrible

pero luego se percibió su estética

la estética que posee la fealdad de la realidad

aunque era ajena

me elevó

sentí el látigo en la espalda

luego vinieron las conversaciones

eran más agradables

ya nada era absurdo

la realidad se erguía

potente, inclemente, delirante

ya no hay sueños

ni pesadillas que me atormenten

estoy desnudo

ya no hay sábanas que me calienten

entonces, el frío es más temblador

el dolor más hiriente

la risa más sonora

lo disfruto.

 


Inicio | Parque Cristal

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados