Imagen

 

Tu boca me resuena en la causalidad

tus guitarras polvorean el asfalto

tu letra incauta juega a escribir un verso.

Esparcí las nubes de una manera encantadora

pero aún así confundo tus signos

obstinados, refugiados en una inmensidad que no comprendo

picotean en la cabeza sin adivinar adivinando.

Ahora que me escondo en un mundo lejano

organizado en una vulgaridad por demás muy normal

siento una pequeña añoranza

            en la palabra, en el sexo, en el conflicto.

La sensación de estrellas volando hacia mí

es insoportable

igual que el titubeo de una muralla erguida

que creé en un diámetro de mil metros a mi alrededor

para que nada entre, para que pueda vivir...

mas ahora que la muralla se desplomó

no espero el canto de sirenas rendidas

sino de espantos obstinados.

 


Inicio | Parque Cristal

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados