BIELSKO: AUSCHWITZ/BIRKENAU

 

Théodore abrió los ojos: hinchado, rojo, grotesco. Llevaba unos veinte minutos dormido. Yo me distraía comiendo helados de vainilla, fresa o chocolate mientras observaba en la televisión un programa biográfico de James Brown.

Al regresar del baño, después de observar a Brown caer de rodillas en el escenario, me dijo con voz serena:

- Tuve un sueño, un sueño extrañísimo... unos militares me detenían en la calle y me pedían los papeles y todo. Era como la pasma. Me interrogaron sobre que hacía, y al decirles que estudiaba filosofía y pintura, me metieron en un camión con otra cuerda de tipos. Lo que sucedía, es que el comandante había ganado o algo así, y a todos los que consideraban inútiles los metían en un camión y de allí los mandaban al paredón de fusilamiento... Desperté justo antes de que me dispararan. -

Un incómodo silencio se extendió entre nosotros. James Brown cayó. Solo quedó el traquetear del ventilador. A lo lejos, los perros ladraban y una trompeta solitaria parecía derramarse con las gotas de la lluvia vieja.

- ¿Por qué siempre despertamos antes de morir? - contesté.
 


Inicio | Cáseum | Parque Cristal

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados