Lluvia

 

    Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, pic, tac, plic ta plic, plac, tlic, tlac, plic, tic, tic, tlac, plic, plac, plic, plac. La lluvia es algo predecible hasta cierta forma; en su concierto, quiero decir, ya que cuando comienza a caer comienza un ritmo que sigue una escala indescifrable que varía de poco a poco en las estrofas y en los tonos y en su estructura. Claro que no soy un crítico musical ni de ningún otro tipo, pero como cualquier tipo crítico sobre lo que sea. Es una habilidad humana, un arcano deferente ese de criticar por poder ver y asumir que lo que vemos es así o de tal forma, basándonos en una estética personal probablemente equivocada, pues quién nos dice qué es bello y qué no, en qué consiste la belleza, si para mi esto es música y para ti no que bueno, para mi las obras de Spinoza no tienen tanto valor como las de Schopenhauer pero habrá quien diga que soy un idiota y vaya que no será el primero ni el último, ni el primero y el último al que le diga que lo que piense no me importa; SUBJETIVIDAD, para eso se inventó la palabra y el concepto, individuo único, UNICIDAD, DIFERENTE, eso significa que somos otros, diferentes a ti y probablemente de muchos otros, pero el RESPETO nos da cierto grado de humanismo, lo suficiente para seguir adelante y no matarnos a tiros o a mordidas, así que si te digo que para mi lo que escucho es música, el concierto a piano numero 4 de Mozart, entonces para mi es el concierto a piano numero cuatro de Mozart, porque significa algo en mi cabeza o me recuerda algo dentro de mi o chance y hasta esté loco, pero no significa que mienta, el tic, tac puede sonar como tú quieras, como una bomba, como un excusado, como un beso dado al tiempo aquel.

 

    Prendo un cigarro, me asomo a la ventana, veo todo de gris salpicado con chispas de agua y no puedo evitar el canturrear: raindrops keep falling on my head...

 


Inicio | Mundo Naciente

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados