¿Importa?

 

    Frío, hambre, sed, un pulgar henchido de sangre, un libro malo (Hawtorne y sus Gables), una lata de cerveza vacía, cigarros extintos, raza humana decadente, estiércol de caballo, revolución. Casi siempre cuando me enfrento al espejo busco términos que apliquen y me definan. Asesino, poca cosa, vividor, apartida, bizco, alcohólico, vengativo, feo. Definirme es un juego divertido que comienza cuando caigo en cuenta que soy diferente, no mucho, aunque muchos digan lo contrario y digan que soy un desgraciado, un cínico, un desnaturalizado, una broma cósmica. La verdad, la única verdad que nos separa es que yo me he dado cuenta de que soy diferente y no me importa, no me pongo presto a buscar cómo encajar dentro de toda esta maquinaria sucia y herrumbrosa que a veces somos, lo cual no me hace ni mejor ni peor, me hace diferente y la diferencia es la que me pone todo pensativo y me detiene frente al espejo. Sucio, animal, ojiverde, payaso, letrina, punk

 

    Me guardo mi impresión para mejores momentos, me cepillo los dientes, me mojo la cara, me lavo las manos y mojo mis pies. Acomodo mi cabello y me hago una cola de caballo, me rasuro.

Salgo del baño y voy a la nevera, tomo una cerveza y voy a ver la tele. Fútbol, América VS River, una repetición. Le bajo todo el volumen y pongo una opera de Calas, un tango de Piazzola, una trompeta estilo Gillezpy. Ver las imágenes y no escucharlas tiene algo de nuevo y de inventar, y el discurso de la imagen es semejante a una pantomima animada por un fondo melancólico que libremente elijo a voluntad para divertirme. Me bebo la cerveza poco a poco y justo antes de que caiga la última gota en mi boca, me detengo, prolongo el éxtasis del momento fabricado por cerveza, TV muda y una pizca de Mahler y sonrío. De verdad que soy un tipo extraño. ¡Que más da! Voy por otra cerveza, otro camino donde habré de detenerme de nuevo frente al espejo a inventar o descifrar...

                                   

                                                                ...Hijo de puta, vendido, artista, pederasta, criminal.

 


Inicio | Mundo Naciente

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados