04:58 a. m.

 

... – el final es relativo – , creo que alcance a oír mientras vaciaba de un trago el vaso que estaba sobre la mesa, - tiene tanto que ver con el umbral que cada quien tenga sobre cada ser humano y la trascendencia de este mismo hacia los demás. – Mire a los improvisados filósofos y pensé en la generación espontánea, en lo cierto que es esta y en como, a base de alcohol, surgen patéticas figuras del genero humano, es decir, los filósofos improvisados que deciden discutir temas enormes sin tener un gramo de sapiencia en cuanto a los otros que pensaron eso antes que ellos, o los sensacionales mártires que lloran por todo y con desconsuelo o los malhumorados como yo, que surgen y critican y se enojan e intentan borrar todos los pensamientos con unos mililitros más de cerveza. Nótese que no digo que ninguno de ellos este mal, son solo transformaciones que sufre el genero debido en parte al alcohol, debido en parte a que por el alcohol se nublan de a poco las conciencias y entonces podemos olvidarnos de toda esa basura condicionada que nos limita en un extremo y nos encierra desde la pubertad a hacer lo que el genero humano considera es bueno y no se escurra, pero eso lo digo yo, uno de los borrachos malhumorados que juzgan a todas las demás recién formadas por el alcohol criaturas de Dios. Pido otra cerveza, doy un trago (uno bueno y dulce) me voy dejando ir poquito a poco, prefiero perderme en la música de fondo que creo tiene notas familiares de “The Cure” o en mi casi extinto cigarro que día a día ayuda a matarme un poco mas en ese suicidio voluntario que es el fumar, o en las piernas de esa chica que me tiene tan cansado y tan tranquilo salvo a la hora de encontrarme frente al espejo de nuevo y de nuevo a encontrar que sigo siendo el mismo que no he de olvidar, o en el hijo que aun no tengo o en lo que escribo que no tiene razón alguna salvo el descubrir que mis filósofos borrachos, argonautas impertinentes de vasos y bolsillos tienen bastante razón, todo final es relativo, si no lo crees léete este y a ver qué haces con él...

 


Inicio | Mundo Naciente

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados