Tiempo
 

 

Soy presa de una cotidianeidad indeseable, cuando aspiraría a quebrarla y hacerla añicos. Aun me empeño en concentrarme en esto que debo hacer, cuando quisiera estar haciendo miles de otras cosas.

He de suponer que todo tiene su tiempo. Lastima que el que tengo para hacer lo que quisiera, es tan escaso.

Mis neuronas están sumidas completamente en el deber que me concierne en grado tal, que todo vestigio inspirador está prohibido. Me lo he impuesto yo misma, ya que todo estudio resultaba imposible, y las preciosas horas de tiempo eran vilmente desperdiciadas.

A veces, me pongo a pensar que tengo tan poco tiempo para vivir, que desearía poder hacerlo más intensamente... pero cuando me empeño en hacerlo, me doy cuenta que, en realidad, ese tiempo no es tan solo para mi misma.

Es que la vida de otros, y tal vez, la vida que deseamos tener, nos quitan esas horas inapreciables, anticipadamente. ¿Qué sentido tienen esas hs futuras, si han de gastar las del presente? ¿Y donde quedarán éstas, una vez que nos hallemos viviendo las que vengan? ¿O es que jamás habrán hs futuras y serán siempre presentes? ¿O es que, paradójicamente, y así como se presentan las cosas, no hemos de vivir las hs presentes sino las futuras?

Creo que vivimos un porvenir anticipado, y no nos concentramos en aprovechar lo de ahora. Pero... si no hiciéramos planes a plazo... ¿de qué viviríamos luego?

¿Y no sería tonto que, luego de haber planeado tanto cómo será "ese futuro", no lo sepamos disfrutar, en vistas que nos hallemos planificando cómo será lo que le siga?

Concretemos que vivimos un porvenir adaptado a la actualidad. Que ese futuro no es tal y que el que será, no existe... dado que todo lo que soñamos con ser, inevitablemente, lo está siendo en el presente.

Ese hoy y ese ahora ya están siendo lo que serán. No habrá tal futuro. A lo sumo, ese futuro, cuando sea presente, no será más que un gastado pasado.
 


Inicio | Macrocosmos

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados