ADVERTENCIA

Querido viejo sabio:


Estos escritos, que por casualidad hoy quieres leer, no contienen

ninguna riqueza literaria, ni prosa, ni verso, ni poesía... pues, a diferencia tuya, jamá
s he podido aprender a leer y escribir, sin embargo te diré que éstos, son mi único tesoro, pues en ellos he florecido y cómo ya sabrás, la Flor es la última belleza (no el fruto como otros dicen). Ellos son música para mi alma, lo cual es mucho decir, viejo sabio, pues mi alma es algo sorda...


Si al repasarlos no te aburres (aunque no creo) y hasta escuchas alguna melodía, lamento decirte, amigo intelectual, que no eres tú el que los lee, sino la porción mía que habita allí, a tu lado, en ese cuerpo humano...

 


Cipriano
El analfabeto


PD: No olvides cerrar los ojos
 


Inicio | Macrocosmos

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados