Fetichista, Voyeur, pajero!!!- me gritó-

Cerró la puerta en mi nariz ;

Volvió a abrirla y me escupió

y tiró mi único par de botas bajo las ruedas de un 24

que las devoró como una hiena,

el sol implacable de marzo me zapateaba en las costillas,

en las espaldas como una lluvia de cactus,

en la mollera como granizo de clavos,

mecachendiéqueganasdeamasijarla.

 

3 PM., busco motivos para no volver,

sin un centavo en los bolsillos y el asfalto hierve, 

se me acaban las medias y el agua servida es un bálsamo;

los tachos, los conteiners y los baldíos se han quedado de repente sin stock;

en minutos, cuando los últimos vestigios de dignidad se hayan ido

me habré transformado en un verdadero omnívoro.

 

Con la moneda que le arrebaté al ciego nada hubiera comprado,

aunque me hubiera sido útil como munición

para la caza de palomas , pero aquél

(sobreponiéndose heroicamente a su condición)

me persiguió de un modo pertinaz hasta lograr que dejara caer mi presa;

fue entonces que arranqué un parquímetro y lo arrojé

contra un negocio de comida macrobiótica,

¡¡salsa de soja!!

¡sobredosis de ruibarbo!!

 

Entonces tuve qué comer,

ya no me estorba el sol y nada pasa si me mantengo

con la espalda bien cerca de la pared

pérfida suerte, ¡¡¡todo por una maldita "PLAYBOY"!!!

 


Inicio | Macrocosmos

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados