Ese Reflejo No Es Mío:

 


Esta ciudad está rodeada de límites. Hacia donde miro, veo límites. Es la cima del no progreso. De la estaticidad.


Fui a contemplarme al espejo por largo rato. Soy como un reflejo de alguien que observo... allá afuera. Miraba esos ojos que me observaban y los recordé observándome siempre. Mi imagen siempre ha estado allí, al lado mío... viendo qué hago... cómo pienso... qué decido.


En el reflejo, vi unas manos que se parecen mucho a las mías... y unos anillos similares a los que llevo puestos.


Pero esa imagen no soy yo.


¿Cuántas veces debo decirlo?. Esa imagen es la que camina a mi lado cuando soy yo la que pienso. Esa imagen ni siquiera es la que suda cuando me pongo en movimiento. Esa imagen no siente. Tan sólo es estática.


¿Y de quién se enamora la gente?


No reconozco a ese reflejo, a pesar de que sé que es mío. Pero ¿mío en qué sentido?
Sé que si volviera a observarme en el espejo, estaría ahí de nuevo, observándome frente a frente. ¡Pero es una imagen limitada... ni siquiera sabe pensar!.

 


Inicio | Macrocosmos

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados