Crónica de una Muerte
(1988)

De mi vida anterior
como de tantas otras vidas
sólo recuerdo el desenlace...
y no es dramático capricho
sino la incandescencia natural
de los finales...
aún de los amores... las pasiones
los dolores... el momento más intenso
se oculta, misterioso, en su término.
Así también mi vida antigua,
como una agónica estrella
estalló al momento de su extinción
ya he muerto de la misma forma
y el no haber sido cuidadoso
me hace pensar seriamente
en aquel adormecido suicida...
personaje subconsciente
al que conozco de pequeño
y nunca he respetado demasiado
de mi pasada vida... amigos míos...
resplandece en mi recuerdo
el sentirme seguro de mi mundo
y sobre ese infantilismo construí
casi desquiciado... un esquema
firme y ordenado, a tal punto, mis amigos
que al blanco lo veía blanco
y al negro, negro
el dolor era dolor
y la alegría, sólo eso...
entenderán ahora
cuan enfermo me encontraba
pues solo los locos
creen en lo que ven
y los adormecidos
en lo que sienten...
y así, adormecido y loco
anduve caminando de costado
El día de mi muerte
el mejor día de la VIDA
¿o el único? (aún no lo sé)
me envolvieron esas llamas
pues morí quemado
Así es amigos...
en mi tímida inocencia
me acerqué a aquel fuego
al que nunca había tocado
y no sé si tropecé
o sí fui arrojado
el hecho es que morí
sin darme cuenta
y cuando quise ver...
ya era ceniza
Morí por ignorancia,
como siempre,
el no saber y el fuego me mataron
y tal vez
aquella mano que empujaba
pero en verdad, no importa
ya nací de nuevo
y estoy vivo
seré más cuidadoso en adelante
aún me restan muchas muertes todavía
aunque aprendí que el fuego me consume
y el primer enemigo es el hastío...
también sé, recién ahora,
que nada es el final de todo
...amigos míos...
 


Inicio | Macrocosmos

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados