¿Nunca te conté de mi cuerno en la frente y que soy un unicornio? Dios! sí que soy distraída! En serio! no te rías, cuando veas mis ojos notarás que son de mil colores diferentes y que mi piel se transmuta en un hermoso pelaje blanco cuando estoy en cuatro patas. Si quieres evitamos el sexo, para que no te asustes. Bueno, ya te acostumbrarás, todo el que me conoce lo hace, primero es como un fuerte golpe en el pecho, y luego se echan sobre mi y quieren saber todo sobre mis historias, y de cómo adquirí el color de mis ojos, porque el color de los ojos de los unicornios, están hechos de las cosas que ven con verdadera pureza y entrega.

¿Quieres ser un color más en mis ojos?

- ¿Un color más? No, no quiero. ¿Sabes lo que sí quiero?
Ser parte fundamental de tus alas.
Pero supongo que eso es imposible, porque sí existen los imposibles.
- No para los unicornios.
- Pero sí para los mortales.
- Un mortal está haciendo una petición a un unicornio, no viceversa.
 


Historias Mínimas | Inicio

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados