Está lloviendo, y yo estoy jodidamente perdida en esa lluvia, sin desesperos, sin prisas, estoy perdidamente entregada a esta naturaleza que mi piel busca sin reparo. Hoy soy estos pies descalzos, quién sabe si mañana tenga el valor de amanecerte en el rostro. Y la música, siempre como una compañía caprichosa,  que en buen momento decide a quién escuchar y cómo sentirlo. Necesito, necesito aniquilar este invierno subterráneo, para hallar nuevas maneras de vivirme en nuevas camas, saber que siempre estaré sola no me asfixia y bienvenidos sean los que quieran vivir en este mi mundo. Todo está mojado. Yo voy improvisándome en el agua esta extrañeza…este ser la locura absoluta ¿cómo demonios pude haber olvidado eso?… Daré, daré en la punta de la lengua, o en el último pliegue de la espalda, según lo necesite –me lo sé de memoria- .  Y aunque no camine sobre mis pasos, reconozca sin prisas esta clara manera de desdoblarme. Lo único que no tiene camino de regreso es la pérdida total del alma, y sólo por  hoy he de agradecerte este poco que me has dejado.  

 


Literaberinto | Preludio | Deceso | Onironauta | Inconmensurable | Me voy | Inicio

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados