Tus sombras devoran los fantasmas con que te rodeo.

El abandono que utilizo me hunde en tu fuego despierto,
en el testimonio de tus colores.

Conozco contigo los días de invierno y nuestros humildes desvíos.
 

 


Inicio | Cero

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados