Tenues son los árboles, sabios, tristes,

      sollozos. Profana la tarde donde uno me

      descubrió, mi cuerpo se estremeció ante el

      apetito de luz.

 

                       Oxígeno otorgo tu marcha, ese olor

                  clandestino, olvidado perturbado olor a mujer.

 

                       Afuera las cabras son felices, mi telescopio

      las observa, las fulmina, las envidia.

 

                       Atorrante es el sonido de la sonrisa

                  pagana.

                       Alucinada la barbarie.

                       Imperio es mi fuego

                                                           - se desata -

 

                       Es mi brisa

                                      - se escurre por tus caderas -

                       Los pechos de América se inclinaron sobre

      mis ojos, en largo trance, en tono operístico, lo

      real se expande, soy yo el que cree.

 


Inicio | Cero

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados