Tendríamos que acercarnos al río,
porque equivocarnos con la verdad fatiga.

En las señas gestadas se acerca la respuesta.
Los favores naturales también presentan su propio olvido.

Había que encontrar algo como un hábito en la semilla de la patilla,
ver los corazones germinados cerca del río,
arrastrarnos cómicamente porque en los rostros sólo vemos destinos.
 

 


Inicio | Cero

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados