9 : 17 p.m.

 

Esa pieza que se dejó tirada en la esquina

Ese pedazo de nada que se balancea no es

Sino un nuevo comienzo

 

Es un reflejo en los zapatos cabeceando

Como hueco perpetrado sobre otro

Hueco

Al final de esta tarde que imparte órdenes

Hacia una muerte de vértice

 

Ese retrato de la virgen

que se disminuye y se aumenta en la pared

Como mariposa abandonada al precipicio

Ese pedazo de nada que se balancea

Y retorna al corazón como bala certerísima

Que no juega sino a ser

Murmullo irritante en la saliva del alma

Eso

Lo que logro escuchar y lo que logro ver

 

Es eso lo que cruje

Es eso lo que se alimenta

Lo que se detiene en el reloj del mundo

Y se aniquila en nosotros

Hasta que empecemos de nuevo a creer

Hasta que empecemos de nuevo a ser

 

Como imbéciles.

 


Inicio | Cero

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados