1:15 p.m.

 

 

Me siento aquí para no ser más

al pronunciar mi nombre

 

Me veo en lo absoluto vistiéndome de un

verbo infinito:

Volver a la inocencia

Para resbalarme indefenso en la soledad

Como observándolo todo como por deshecho por el

Viento

Que camina brillando por los pasillos de mi

casa y

Más abajo recorre una jarra de agua

Como si se identificase con la sombra de

un día feliz

En un solar vestido de sonidos

Propios de un elemento púrpura

Que se eleva creyendo en la muerte

 

Por mi voy dejando de creer en el vértigo

                     Para más tarde

Dejar de creer en la caída

Sin alas y sin aviones terrestres

Sin suelos cubiertos por las canas de mis

antepasados

Los cuales siguen buscando sus vidas en

sus propias ausencias

Lunáticos

Parecen aves de paraíso que se retuercen

En la belleza de sus oídos planetarios

Inalcanzables

 

Respiro profundo

En este cuarto que se desvanece en mis

brazos

Con sus sillas y cuadernos indomables

El misterio de no ser

Cosiendo mis cicatrices de nuevo hacia

altares sin retorno

Sin tener los sueños de este regreso que

Sucumbieron en un sagrado desamparo

En  el infierno de mi nacimiento

En aquellas plazas verdes sin memoria

 

 

Donde lo hermoso

Quedó insomne fracaso

 

Me atrevo a tocarte

Balanza perfecta

En este ahora que tendrá fin inconcluso

 

Girando la cabeza

Demente

Abriré las entrañas de este grito

 

Y con una moneda

Sellada pos ángeles que no encuentran su

verdad

Pagaré mi silencio de cármenes prohibidas

Como inventando las huellas

Hacia la iluminación.

 


Inicio | Cero

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados