Un Café

 

Este sitio es algo caro, pero hay que reconocer que el café es bueno.

¿Querías escucharlo todo, no? Bueno, ella me dejó y la situación me devastó por completo. Compréndeme, mi vida funcionaba por el simple hecho de su presencia. Así que se fue. Traté de llamarla, de verla. Todo en vano. La necesitaba. Me dolía la piel por el simple hecho de no tenerla. Era tan exquisitamente bella. Los días estaban dibujados en su cuerpo desnudo, en el sabor de sus labios y de un momento a otro me encuentro solo, lejos de ella y con el vacío de su ausencia. Después pasó el accidente ¿Tu lo supiste, verdad? Fue nefasto. Llegaron tres hombres e intentaron violarla. No lo hicieron, pero la dejaron como una masa amorfa de sangre. Quedó en silla de ruedas, de hecho, le cortaron dos dedos de la mano izquierda (el meñique y el siguiente ¿Puedes creer que nunca recuerdo su nombre?). Pasado eso, comencé a visitarla en el hospital. Los primeros días estaba inconsciente, por lo que no objetaba mi presencia. Luego de despertar, con el efecto de las drogas me decía muy bajo:”vete”. No la complací. Me quedé.

¿Quieres otra cosa? ¿Un cafecito, un té? Bueno, te lo pierdes.

Notó mi presencia diaria y helecho que su estado no me repugnaba en lo más mínimo, así que aprendió a soportarme. De hecho, antes del accidente era pareja de un abogado que apenas supo como había quedado se olvido de ella.

Cuando salió del hospital me permitió ir a su casa. Casi siempre estaba amargada. Lloraba al ver su piano en la sala ¿Nunca la escuchaste? Era muy buena .Un día en medio de llanto e impotencia, me pidió que la abrazara. Nos besamos. Desde ese momento volvimos a ser inseparables. La ayudaba con todo y regresó su sonrisa. Afirmaba que gracias a mi existía dicha en su vida.

A consecuencia del accidente, quedó incapacitada para concebir; aún así, tenía la obsesión de una familia. Pensamos en adoptar. Acto seguido cada fin de semana teníamos la rutina de visitar orfelinatos y casas hogares en busca de niños. Okey, te imaginas que de una cosa pasamos a la otra. Decía que ya le era imposible pensar en otro hombre que no fuera yo, eso en medio de lagrimas de alegría. Fue como si la hiciera volver a vivir. Así que empezamos a planear la boda. Todo era perfecto.

Un día dijo que necesitaba confesarme algo, ya que nuestro matrimonio debía comenzar sin sombras de mentiras. Confesó que en nuestra pasada relación me había engañado un par de veces. Obviamente me dolió, pero debíamos sincerarnos, así que admití que el accidente que sufrió no fue como tal “un accidente”. Había contratado a esos hombres, para acercarme a ella, volver a sentir a su amor. Viejo, yo la amo y no me interesa como se vea, sino quien es. Luego de mi confesión se puso histérica. Me llamó enfermo y juró que jamás volveríamos a vernos.

Pasaron un par de semanas y llamé a su casa. Atendió ella. Le supliqué que nos viéramos, le dije todo lo que ella significaba para mi, y accedió. De alguna forma volvimos a ser pareja. Así que aquí me tienes, comprometido, listo para saltar al agua. Sé que aún me odia y estoy casi seguro de que nunca me perdonará, pero total, se va a casar conmigo ¿Puedes creerlo?

Voy a pedir otro café ¿Quieres algo?

 


Inicio | Casa de la Poesía

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados