Morir Ahora

  

Así

Me voy quedando dormido con la boca contra el cielo.

Con la zigzagueante línea del bosque

vaciando mi lento quejido.

Así

Me voy hundiendo entre tontos pensamientos,

y mi cuerpo va quedando quieto,

muy quieto.

 

Dejo caer la cabeza sobre la grama,

aun húmeda de rocío.

Dejo caer mi cuerpo sobre la tierra,

y observo el cielo estrellado que me cubre,

y en tierra me convierto.

 

Así crecen mis raíces para transformarme

en un árbol marchito

triste

 

Y comienzo a sentir relampagueos

en las extremidades

 

como culebrillas saltando agitadas

en un frasco de vidrio,

como hormigas picándome.

 

Pero solo en mi mente.

 

 ..........

 

La brisa contra el rostro lentamente me adormece,

y comienzo a sentirme a gusto

de estar solo en medio del bosque.

De haberme escurrido, de no querer volver

 

La luna es redonda como una vaca

y me pregunto si alguien ha logrado seguirme

 

Si algo de esa impura humanidad sobrevive aun en mí,

temerosa.

Si algo ajeno a mis sentidos

existe

sin que pueda verlo.

 

Está  tan oscuro.

  

Sobre mí y a lo lejos tres copas de los árboles

se mecen al viento.

El canto de los grillos me envuelve

en su indefinida trayectoria,

formando una enrevesada melodía que me consuela

en esta noche triste en que no puedo moverme.

 

Pienso.

 

Seria hermoso librarme ahora,

arrojar lejos el pesado telón

que cubre mis ojos y los cierra.

 

Seria hermoso que alguien encontrase

mi cuerpo en la mañana en esta misma posición.

 

Solo mi cadáver.

Inmóvil.

Sin vida.

 

Seria hermoso morir ahora.

 

Así

Me voy quedando dormido con la boca contra el cielo.

Con la zigzagueante línea del bosque

escuchando mi lento quejido.

Así

Me voy hundiendo entre tontos pensamientos,

y mi cuerpo va quedando quieto,

muy quieto.

 

 


Inicio | Casa de la Poesía

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados