El hombre elefante

 

 Extraño no hayas notado mi parecido

con el hombre elefante.

 

Todos los viernes nos hacemos pasar uno por otro,

para conquistar mujeres de carnes blandas

y hacer el amor en silencio.

 

No hay gemidos,

sólo el resonar de nuestras trompas.

 

Elefante es más atractivo;

el por lo menos tiene dos ojos

y su lengua aún no está podrida.

 

Un amigo tiene un circo,

siempre me lleva consigo.

 

Soy exhibido

y el público ríe de mi apariencia.

 

¿Seré más monstruo que ellos?

 

¿Su apariencia los convertirá en superiores?

 

Yo sólo escribiré en mi jaula ...

 

Y seré la atracción burlesca de la feria.

 

 


Inicio | Casa de la Poesía

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados