9 de Martzo.

 

 En verdad son grotescos los compases de esta danza; ¡ Absurda, absurda!

¡Reniego colérico, a bailar borracho!

Único, con una luz tímida, converso a solas con mi lado derecho.

-    No difieras entre bien y mal, no reniegues de tus hijos; no blasfemes

    ¡Menos ignores, tibio, tus piernas!. Jamás olvides tu mentón o alguna barba que pueda asomar: Son estos los recordatorios de la naturaleza en tu cuerpo -.

Asentí. Varios son los códices regentes de los dedos.

¡ Es falsa la ley de los hombres, como la de las calles!

Sólo la de los animales que viene directa de Dios es la válida.

Bajo ella, el equilibrio, la real vida, muy apartado de las condenas verbales.

 

Estrechamente unidas a las de mi L.D., mi diestra,

tan siniestra como los platillos de mis malas canciones.

 

 

Dig it!

 

 


Inicio | Casa de la Poesía

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados