A ti, en mi muerte

 

- Cuando de la noche dependa mi ser sé que estarás muy lejos para besarte.
Pero ahora yo agonizo.

Y las horas que pasé entre tus manos sólo son en tu memoria,
otra noche de lluvia en la que hubieses preferido escalar con tus labios
el cuerpo de 2 ó 3 mujeres a las que probablemente jamás podrías amar-.

Sólo eso y nada más.
Y vas a hacerme tuya segundo a segundo,
sin importar que cada caricia me corroe el poco cielo que me queda.

Por dios, ya déjame morir en paz, no me atormentes diciendo que me amas
cuando apenas cierro los ojos vomitas sobre la pureza de mi entrega.
No puedo darte nada.

-Una noche entenderás quien soy ...

Sólo entonces.
 

 


Inicio | Isabelle*... | Muerte de una Flor en un vaso de Agua | Dejarme Caer... | No temas sólo son sombras

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados.