- Abierta-
 



La penumbra te acecha más allá de marionetas
talladas en madera.

Coloreadas de vivencias extravagantes,
en las altiplanicies unas manos desangrándose.

Esculturas naturales nacidas de la tierra,
para el pintor que las roba de su espacio.

Alucinógeno de aquellos ciegos que jamás pudieron verse reales
en un campo de flores.



Nitidez, blancas pinceladas.

 

Perfume a siempre, en los recuerdos de una infancia maltratada.
Y como la oruga teme convertirse en mariposa . . .

 

Idiota las orugas no temen.

Resbala del catre un poco de mi memoria.
 


Sólo resta amarillo y violeta
para igualmente ser atrapados por el óleo.

 

(Ilustración: Desireé Estrada)


Inicio | Isabelle*... | Muerte de una Flor en un vaso de Agua | Dejarme Caer... | No temas sólo son sombras

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados.