I

 

>>La niebla traspasaba el miedo de la noche, mientras caballos corrían hacia un destino mortal. Sus jinetes en silencio lloraban la larga espera de lo ineludible.
Yo, me guardaba en el palacio rodeándome de orquídeas y demonios en un tibio blancor de porcelana.



Todo respiraba a la belleza.
 


Y entraste tú, haciendo caer de mi mano la copa derramando el vino.

Mi carne temblaba en un beso.
Paseabas por la habitación relatando una historia, para luego despojarme de mis ropas

y bañarme de muerte.

Cuando ya no hubo más que decir o desear, abriste mi pequeño cofre y así robando mi alma mientras dormía saliste de la habitación.
 


Inmortalizando una lágrima, añorando el jamás.<<
 


Inicio | Isabelle*... | Muerte de una Flor en un vaso de Agua | Dejarme Caer... | No temas sólo son sombras

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados.