En el espejo que significo donde oculto mis más arraigados temores,
he arrancado una imagen que por demasiado tiempo no fue la mía.
Y observo
degluto sin cohibiciones el sentido de mi cuerpo,
descubro que las más oscuras perversiones se han ido
dejando una desnudez cansada de no ser YO.

Me sacio, llena de significados sin lágrimas…
Asquerosa cobardía, confieso…
Cuando me miraba fijamente por más de 2 minutos intuía fervientemente
que de mi infantil rostro surgiría un demonio espantoso,
una vez que lo dejase salir, jamás volvería a re- encontrarme.

Así que mantuve los párpados cerrados.
Enteramente satisfecha entiendo como se dilatan mis pupilas

Volviendo añicos…. el cristal vacío.
 



Inicio | Isabelle*... | Muerte de una Flor en un vaso de Agua | Dejarme Caer... | No temas sólo son sombras

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados.