28/9/99
 

Entre las lunas y los soles
espacios vacíos envuelven rostros de sumisa posición.

En el círculo todos tenemos los ojos cerrados
como estatuas evacuadas de hálito.

Bajo un manto de permanencia
intuimos que la risa y el llanto son lo mismo.

Estamos viciados
casi nos perfora el sopor del ángel que necesitamos llevar por dentro.


Exquisito cosquilleo
si me pensaran siquiera caería de rodillas
destrozando mi imagen de porcelana.

Gracias ahora por este desierto que carcome

por cada sutil grano de arena que mi lengua pulveriza
transmutando en magia
alquimia de las esferas y embriones perdidos.

Renuncio,
aun no estoy lista para salir al epítome que soy yo misma.

Sin cuerpo
sólo desplegando las alas.

Pido perdón por el reguero de plumas que dejé en tú suelo.
 



Inicio | Isabelle*... | Muerte de una Flor en un vaso de Agua | Dejarme Caer... | No temas sólo son sombras

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados.